Embarazo

Mi preparación al parto: quizá las entradas más importantes de este blog (parte 3)

En esta entrada os voy a contar la parte de la preparación al parto que más me ayudó a mí. A partir de ahora igual leéis cosas que no os creéis o que suenan a cuento chino, pero así fue mi experiencia y ojalá todas lo pudierais vivir de la misma manera.

La preparación psicológica o emocional:

No sé si os habré dicho antes que tengo dos buenas amigas que son matronas, pues bien, una de ellas, Cristina, realizó su trabajo de la especialidad sobre algo llamado “Noesiterapia” aplicada al parto.

Recuerdo que cuando terminó su trabajo (mucho antes de que yo estuviera embarazada) y nos contó de qué iba, investigué un poquito por curiosidad y, sí, pensé que eran cosas rarísimas y que eso no podía funcionar.

Llegó el día en que me quedé embarazada y entonces mi amiga empezó a decir: Pruébalo, así me cuentas si funciona. Qué sólo he podido probarlo parcialmente y lo que he visto es que algo sí que hace!

Así que en un pensamiento de “no tengo nada que perder”, accedí y le pedí que me enviara la información, documentos… todo.

Una vez que tuve en mis manos un libro, unos audios, unas frases… Me dediqué a leer, escuchar y aprender todo lo que pude sobre ello.

Cuando estaba más o menos de 32 semanas, me puse a ello. Cada noche me ponía dos audios, uno de ellos con ejercicios de relajación y el otro con una voz que iba describiendo el proceso del parto.

A decir verdad, estos audios no me convencian del todo, así que decidí hacer mis propios audios en los que incidía en  aquello que más me preocupaba (no aguantar el dolor, perder los nervios, no confiar en el personal sanitario…).

El primero era, como os digo, una relajación guiada (las tenéis a patadas en youtube) y el segundo era una serie de afirmaciones positivas en las que nunca aparecía la palabra “no”, ni “dolor”, ni “difícil”…  (os dejo abajo un fragmento de las mías)

Además de escuchar cada noche estos audios y concentrarme en ellos cuando lo hacía, también aprovechaba las duchas para convencerme de varias cosas: que las contracciones son buenas y me ayudan, que el agua relaja todo mi cuerpo, que mi hija y yo trabajamos en la misma dirección…

Por último, mi amiga me recomendó imprimir unas tarjetas con algunas de las frases del audio (una por tarjeta), para tenerlas a mano en el momento del parto.

En definitiva, la Noesiterapia se basa en la creencia de que podemos programar nuestro cerebro para afrontar diferentes situaciones.

El “inventor” o “descubridor” de este método es el Dr. Escudero (cirujano). Si queréis saber más sobre él, podéis buscar en Google.

¿En qué se tradujo todo este trabajo? En ningún momento de mi parto me puse nerviosa, soporté las contracciones sin problemas, os juro que dolían, pero no me parecían insoportables. Pude disfrutar de la experiencia sin utilizar fármacos.

Existen otras técnicas para prepararnos psicológicamente para este momento, como el Hipnoparto, sin embargo no lo he probado y no sé si funciona o si es mejor o peor que la Noesiterapia. Pero a mi me fue tan bien con la que probé, que si hay un segundo bebé, lo haré de nuevo sin duda!

Este es un fragmento del segundo audio que preparé:

– Mi boca se llena de saliva. Fluida, agradable.

– Estoy tranquila.

– Siento mi cuerpo ligero.

– Todo mi cuerpo está anestesiado y permanecerá así hasta que tras el parto, mi útero recupere su tamaño original.

– Mi hija está tranquila.

– Mi cuerpo está preparado para parir.

– Las contracciones me resultan agradables.

– Percibo las contracciones como un impulso para mover mi pelvis.

– Gracias a las contracciones mi cuerpo se abre y da paso a mi bebé.

(…)

Enlaces de interés:

Noesiterapia.

-Vídeo relajación guiada

-El parto es nuestro

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *