Crianza

Portear está de moda

He de reconocer que no sabía si hacer esta entrada, ya que pensaba que el tema estaba más que hablado. Que había información en todos los rincones en los que mirases y que era una pérdida de tiempo. Sin embargo, la cantidad de padres que veo que portean a sus bebés de forma incorrecta, ha hecho que cambie de opinión y que me decida a aportar mi granito de arena.

Al igual que ocurre con las sillas para el coche (este tema lo trataremos otro día), no todas las mochilas y portabebés que encontramos en el mercado, respetan la fisiología del bebé. Utilizar el portabebé adecuado, puede ser decisivo para el correcto desarrollo físico de nuestro hijo, ya que el mantenerles en una postura forzada, incluso durante períodos cortos de tiempo, puede provocar malformaciones en la cadera (displasia), que podrían terminar, en algunas ocasiones, causando cojera.

La palabra mágica a la hora de comprar una mochila para portear es “ergonómica”. Si nuestra mochila es ergonómica, debería ser respetuosa con nuestros niños. Aún así, no está de más conocer qué aspectos debemos tener en cuenta a la hora de hacernos con un portabebé. Ya que no todas las mochilas vendidas como ergonómicas lo son realmente.

Requisitos para comprar una mochila:

-La cadera y piernas del bebé deben dibujar un M, quedando las rodillas más altas que el culete (como si el bebé fuera sentadito o en posición de ranita).

 -La espalda del bebé debe quedar curvada, dibujando un arco. Algo así como una C. Para que este punto pueda cumplirse, la mochila no podrá tener ningún panel rígido en la zona en la que el bebé llevará la espalda.

-El ajuste debe ser el correcto para permitir a los adultos portear sin que su espalda sufra. El bebé quedará alto, a la altura del pecho, no de la cadera y los tirantes serán anchos para que el peso quede bien repartido.

-El bebé debe quedar bien pegado al cuerpo del adulto, de manera que cuando nos movamos, el bebé quede sujeto y no se separe de nuestro cuerpo.

Si la mochila nos vende que el bebé puede ir porteado mirando hacia fuera, es una mala señal. Nunca debemos portear con el bebé mirando hacia fuera debido a que la postura que adoptará el bebé no cumple con ninguno de los requisitos.

A continuación os dejo un esquema (perdón por la calidad, tengo que mejorar mis dotes artísticas) para que veáis las diferentes postura de las piernecitas.

Aunque estemos hablando de mochilas, existen diferentes tipos de portabebés, que serán más o menos recomendables dependiendo de la edad y peso del bebé (camiseta, fular, bandolera, mei tai…).

Nuestra experiencia porteando:

Antes de que Ada naciera, teníamos claro que queríamos portear, pero se dio que la peque nació y no habíamos preparado nada para hacerlo. Cuando Ada cumplió una semana, nos hicimos con una camiseta de porteo, que en ese momento nos pareció que aunaba lo mejor del fular y lo mejor de la mochila. Era muy fácil de poner y además era elástica y cómoda.

Nos decantamos por el modelo Crisálida de Amarsupiel (creo que han cambiado de modelo y ahora permite dar de mamar sin sacar al peque). Es una camiseta muy fresquita ideal para los meses de calor, aunque nosotros la utilizamos también en invierno. Me resultaba muy cómoda, no notaba que me hiciera daño en ningún punto y Ada iba muy cómoda y con buena postura. Sin embargo, este tipo de portabebé tiene una vida corta, puesto que el peso máximo ronda los 8kg y además al tener talla, sólo podía utilizarla yo..

Después pasamos a utilizar una mochila de Ergobaby, que tiene la ventaja de que se adapta a cualquier talla y va evolucionando con el niño, sin embargo no era cómoda para mí, puesto que el panel de la cadera era rígido y poco acolchado y se me clavaba (igual es por la forma de mi cadera). Me pareció un buen portabebé, aunque no me parece el mejor para utilizar con recién nacidos, aún llevando el reductor.

Por último, hemos probado también un fular elástico. Es un portabebé más cercano a la camiseta en cuanto a comodidad, pero requiere de ciertas habilidades a la hora de colocarlo. Además, es bastante caluroso en verano.

Nos quedamos con ganas de probar una bandolera y un mei tai, quizá nos hagamos con alguno y os contamos.

Espero que esta entrada os ayude a la hora de elegir un portabebé ergonómico. Suelen ser un poquito más caros, pero merece muchísimo la pena.

Y vosotros, ¿Porteáis? ¡Contadme vuestra experiencia!

5 Comentarios

  • Ana Miguel Bernad

    Si quieres camiseta, las de amarsupiel están genial, la mochila que nosotros usamos fue la ergobaby (prestada). Yo estoy muy delgada y me hacia daño en la cadera, pero mi cuñada, que es la dueña dice que a ella no le molesta. En cuanto a fulares, uno que me gusta y se aun se lo he visto en persona no lo he usado, es el boba. Hay muchísimas marcas la verdad!

  • Mi Mama es Novata

    Portear es que es maravilloso! Y yo creo que una vez que lo pruebas engancha! Eso sí, como bien explicas hay que hacerlo de manera adecuada si no es incómodo y hasta peligroso. Se ve cada mochila colgona por la calle 🤦‍♀️

  • Cristina Lorenzo

    Adoro portear. Nosotrxs con Cora lo hacemos desde el minuto uno y el vínculo que se crea es maravilloso y especial. Siempre hay que hacerlo con seguridad y toda la información para realizarlo de la manera adecuada así que te agradezco enormemente este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *