Medio ambiente

Tips para empezar a cuidar el planeta

Acaba de terminar la semana del clima. Hemos visto manifestaciones, huelgas… Muchas personas han salido a la calle para pedir que tomemos conciencia y que pongamos soluciones ya a un problema que venimos arrastrando desde hace décadas y que, lejos de mejorar, cada día empeora un poco.

Por eso, y para aportar mi granito de arena a la causa, me he propuesto hacer pequeños cambios que sean realistas y que marquen la diferencia. ¡Dejemos a nuestros hijos el mundo que se merecen!

Os propongo que os unáis a este pequeño reto y dentro de algunas semanas, volvamos sobre el tema para ver qué estamos consiguiendo. No hace falta poner en práctica todas las medidas de golpe, mejor hacer sólo un par de cosas que no hacer ninguna.

Siempre que buscamos qué podemos hacer, nos encontramos con tres palabras clave: REDUCIR, REUTILIZAR Y RECICLAR.

Vamos a pasear por los tres términos para ver qué podemos aportar a cada uno, de una manera realista y compatible con nuestras aceleradas vidas y con la maternidad.

Empezaremos por REDUCIR:

Este puede ser el paso que más cueste dar, sin embargo va a ser el más agradecido, ya que a parte de beneficioso para el planeta, lo va a ser también para nuestro bolsillo. Vamos a ver algunas ideas para comenzar a reducir:

Uno de los principales enemigos del clima es el plástico, tratemos de reducir su uso.

Lo más básico, llevar bolsas de la compra reutilizables. Nosotros llevamos bastante tiempo haciéndolo y no nos resulta tedioso. Simplemente cuando vamos a la compra, dejamos en el maletero un montón de bolsas que traemos de casa (de esas que todos tenemos alguna, que si de Ikea, de mercadona… No os digo que sean la mejor opción porque también son de plástico, pero ya que las tenemos, vamos a utilizarlas todo el tiempo posible). Mientras compramos lo echamos todo al carro del súper, al pagar hacemos lo mismo y ya en el parking, tranquilamente, lo metemos en las bolsas. Igual os parece que es trabajar dos veces, pero al final es lo más cómodo y agilizas las colas.

Otro básico a la hora de reducir, es buscar los productos que tengan menos envases. En esto os confieso que tengo que mejorar. Igual que antes, llevar nuestras propias bolsas para comprar fruta y verdura, podría ser una solución.

Una medida que suena contraproducente, pero que no lo es, es comprar a lo grande, es decir, buscar envases más grandes. Esto nos va a ayudar de varias formas. En primer lugar vamos a ahorrar dinero, en segundo lugar, se utiliza menos plástico para hacer un envase grande que para hacer dos pequeños y tercero, si se trata de alimentos, podemos también cocinar a lo grande, con lo que ahorraremos tiempo y energía.

Algo con lo que no sé cómo lidiar en todo este reto son las bolsas de basura. Soy consciente de que no tiene sentido no usar bolsas de la compra y al mismo tiempo comprar bolsas cuyo único fin es tirarlas, así que aquí os pido ayuda (¿Cómo lo hacéis?). Lo único que se me ha ocurrido a mi es utilizar las propias bolsas que tienes que reciclar (las bolsas de patatas, las del papel higiénico…) para meter el resto de envases.

Por último, algo que también nos puede resultar bastante fácil reducir (y siendo madre esto ya lo harás), es el tiempo que pasamos bajo el agua de la ducha. Os invito a colocar un reloj en el cuarto de baño y comprobar que podéis reducir ese tiempo.

Pasemos al segundo punto, REUTILIZAR:

Es tan fácil como tratar de buscar una segunda vida a todos aquellos envases que en un principio son de usar y tirar. El más fácil de conseguir es el de los tarros de cristal. Como además vamos a comprar a lo grande, tendremos botes con un buen tamaño que nos pueden servir tanto para guardar legumbres, harinas… como para guardar algunas sobras de comida (a modo de tupper).

También podemos utilizar algunos envases de plástico para organizar cajones, guardar cosas pequeñitas (como las gomas del pelo) y también para crear, por ejemplo, juguetes para los más pequeños (pronto os daré algunas ideas).

Por último, RECICLAR:

Si bien hace unos años se nos vendía como “La solución definitiva al cambio climático”, hoy sabemos que, aunque es muy necesario, no es suficiente. Aún así, todavía hay muchas personas que no reciclan y, yo misma, he de reconocer que hace poco más de un año, tampoco reciclaba. Lo sé, está fatal, pero ya he cambiado eso, que es lo importante.

En Madrid, tenemos actualmente 5 contenedores de residuos (restos no reciclables, basura orgánica, envases y plásticos, vídrio y papel y cartón). Los pisos son pequeños y realmente cuesta encontrar un hueco para separar tanto, pero se puede. Nosotros estamos en busca y captura del sistema de almacenaje perfecto para nosotros, cuando lo tenga, os lo haré saber.

A parte de estos tips generales, se me ocurren algunas acciones concretas que podemos llevar a cabo y que marcan la diferencia:

-Para las mamis y papis: Cuando estemos en casa podemos sustituir las toallitas húmedas por una esponja con agua y un poco de jabón (o incluso sólo agua). Por un lado ahorraremos dinero, por otro ahorraremos un montón de residuos no reciclables, pero es que además la piel de nuestros peques se irritará menos. Nosotros lo hacemos desde que la gordi nació y nos va genial.

-Otra opción para papis y mamis: Los pañales se pueden sustituir por pañales de tela reutilizables. Nosotros no los hemos probado y, aunque conozco a otros papis en mi entorno que sí los utilizan y están contentos, creo que para nosotros no funcionaría.

-Algo que empecé a probar antes de quedarme embarazada, fue la copa menstrual. Al principio no nos entendimos, como todo, hay que adaptarse y aprender a utilizarla. Tras varios intentos, nos hicimos muy amigas y tanto el gasto como el nivel de residuos descendió considerablemente. Tras el parto y lactancia, cambié de talla y de nuevo, nos estamos conociendo. Esta me parece una muy buena opción.

-Por supuesto, llevar nuestra propia botella de agua. Mejor si es de cristal o metálica.

-Si comemos fuera, mejor llevar comida casera que comprar algo precocinado. Será más sano y no generaremos residuos.

Estos son los pequeños gestos con los que quiero empezar a cuidar el planeta. Sé que hay mucho más por hacer, pero por algún lado hay que empezar. ¿Os unís al reto? Contádme en comentarios qué os parecen estas ideas y si vosotros soléis poner en práctica otros diferentes.

Y, sobre todo, si sabéis cómo hacer con las bolsas de basura… ¡¡No os guardéis el secreto!!

Sin comentarios

  • Alba Momandafamily

    Nos cuesta asimilarlo pero nos cargamos el plan en apenas 10 años no habrá glaciales… Y son gestos que nos cuestan bien poco. Empezando con los más simple, reutilizar las hojas, y no usarlas si no es estrictamente necesario, utilizar botellas de cristal, filtrar el agua en vez de comprarla embotellada. Utilizar vasos de cristal y no de plástico en las fiestas…
    Nos costaría bien poco.

  • chamaidafajardo

    Hola!! Que buenos tips, tenemos que concienciarnos que el planeta hay que cuidarse.
    No somos conscientes de todo lo que nos estamos cargando. Me da mucha pena por nuestros peques que no disfruten de las maravillas que tenemos. Mil gracias por el post

  • Mi Mama es Novata

    Qué importante es tomar consciencia de estas cosas!! Nosotros también intentamos aportar nuestro granito de arena para cuidar el planeta y dar ejemplo a nuestros hijos. ¡Yo también reutilizo los botes de cristal como tupers!
    No había caído en lo de las bolsas de basura, nosotros también las compramos🤦‍♀️, a ver si te comparten algún consejo.

  • Emed LiiFe

    Ayy tenemos que tener mas conciencia de lo que vemos y educar a nuestros hijos en ello, mucho más de lo que hicieron en el cole con nosotros. Tenemos que dejar un planeta bonito y cuidado para los que vienen !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *