Embarazo,  Lactancia

Él bebe lo que tú bebes

Hace unos días tuve la suerte, gracias a Madresfera, de acudir a un eventazo apadrinado por La Asociación Española de Matronas y por Cerveceros de España, que tenía como objetivo, concienciar a las mujeres de los riesgos que acarrea el consumo de alcohol durante el embarazo y la lactancia.

Si bien “todas” sabemos que durante el embarazo no hay que beber, un estudio reciente ha descubierto que, en España, el 42% de las mujeres reconoce haber consumido alcohol durante la gestación y que tan sólo entre el 2 y el 3% es consciente de que una sola copa puede ser perjudicial.

Así mismo, la lactancia es otro periodo durante el cual el consumo de alcohol perjudica en gran medida al bebé. Más adelante hablaremos sobre algunos de los mitos o falsas creencias que fueron desmontados durante la sesión.

Durante el encuentro, tuvimos la oportunidad de contar con Charo Sánchez (matrona), Andrea Calderón (nutricionista) e Isabel Cuesta (Una madre molona), que nos aportaron información sobre sus distintos campos, así como sus propia experiencias.


La primera ponencia, fue la de Charo Sánchez, quien empezó su explicación resumiendo algunos de los síntomas que acarrean los recién nacidos cuando sus madres han consumido alcohol: aborto espontáneo, muerte intrauterina, prematuridad, síndrome de muerte súbita del lactante, ojos y cabeza más pequeños de lo normal, dificultad en la visión y en la audición, defectos cardíacos, descoordinación, problemas en las relaciones personales…

También nos hizo un recordatorio de las recomendaciones actuales para mujeres embarazadas entre las que se encuentran suplementar la dieta con ácido fólico y yodo, consumir sal yodada y aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro y en calcio.

Entre las recomendaciones actuales, debemos incluir la de evitar los pescados ricos en mercurio como el atún rojo, el emperador… Dando prioridad a pescados de pequeño tamaño o que tiendan a acumular menos cantidad de este metal como el boquerón, la sardina, el salmón o el lenguado, que deben consumirse previa congelación durante 48h y bien cocinados.

Y evitar el consumo de alimentos que puedan estar infectados con listeria (productos lácteos sin pasteurizar, preparados cárnicos…) o con toxoplasmosis (carnes y embutidos crudos, verduras crudas que no estén bien lavadas…).

Una vez más, tratamos un tema que verdaderamente lo merece: La lactancia materna. Que es el alimento recomendado para todos los recién nacidos por ser, entre otras cosas, el alimento menos contaminado del planeta y, por tanto, más seguro para los bebés. Además, la leche materna va cambiando tanto en fórmula como en cantidad según los requerimientos del niño.

La segunda ponencia, fue la de Andrea Calderón, quien nos recordó la importancia de reducir el consumo de carnes y productos animales y dar prioridad a los de origen vegetal, incluyendo legumbres, frutos secos crudos y sin sal y semillas (que debemos tomar trituradas o previamente remojadas para aprovechar sus beneficios).

Nos habló sobre la cantidad de comida que ingiere un adulto al día (cerca de 2kg) y lo relevante que es para nuestra salud las buenas o malas decisiones que tomemos en cuanto a alimentación, siendo aún más relevante durante el embarazo y la lactancia, puesto que lo que nosotras ingiramos puede repercutir durante toda la vida de nuestro hijo. El consumo de vegetales de colores variados, aportará gran cantidad de antioxidantes, que junto a otras buenas prácticas como primar el consumo de aceite de oliva virgen extra frente a otros aceites refinados, pueden ayudarnos a evitar la mayoría de las enfermedades crónicas.

Otro de los temas que se trató fue el consumo de cerveza durante el embarazo. Parece fácil: con alcohol no se puede tomar, pero sin alcohol sí. Pues no es tan fácil, resulta que la cerveza sin alcohol puede contener hasta un 1% de alcohol, que si bien en otros momentos de la vida pudiera no ser relevante, no es así durante la lactancia, por lo que las únicas cervezas que podrían consumirse en este periodo, serían las llamadas cervezas 0,0, que son las que realmente no llevan absolutamente nada de alcohol.

Por otra parte, hay algunos estudios que dicen que el consumo de este tipo de cervezas (0,0), podrían aumentar la cantidad de antioxidantes en sangre y orina de la madre, lo que podría ser beneficioso para la salud. Por lo que podríamos estar ante una mejor alternativa que un refresco azucarado o light.

Por último, Isabel Cuesta, nos contó cómo había vivido sus maternidades en cuanto a las bebidas alcohólicas y los eventos sociales se refiere, lo que dio pie a la participación de muchas de las madres presentes que contaron los mitos o falsas creencias que se tenían sobre el tema.

Algunos de los mitos que quedaron desmontados:

¿Una sola cerveza es perjudicial en el embarazo?

Si bien a mayor cantidad de alcohol, mayores consecuencias, a día de hoy no hay ningún estudio que avale una cantidad mínima de alcohol que sea segura durante la gestación. Por lo que las recomendaciones actuales son evitarlo.

¿Puedo tomar pequeñas cantidades de alcohol durante la lactancia?

Dado que el alcohol pasa al bebé a través de la leche materna, no hay una forma responsable de consumirlo en este periodo.

¿Cuántas horas debo esperar para dar el pecho si he consumido alcohol?

El alcohol tarda unas 16 horas en metabolizarse, por lo que ese es el tiempo mínimo que tendría que pasar para que una toma fuera segura. Aunque lo más recomendable, es no consumir alcohol.

Si me extraigo leche después de consumir alcohol, ¿Puedo dar de mamar?

Por lo mismo que en el caso anterior, mientras quede alcohol en el cuerpo de la madre, la leche se verá afectada.


Con todo esto, puedo deciros que fue una tarde súper enriquecedora, en la que aprendimos tanto de las profesionales como de las experiencias de las otras mamás. Además, para finalizar de la mejor manera posible, nos prepararon una degustación de un menú adaptado a embarazo y lactancia con cosas tan ricas como la que veis en la foto (hummus).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *